Catalina y los bosques de hormigón

29 02 2008

catalina_y_los_bosques_de_hormigon.gif

El C.P.R. del Noroccidente de Luarca junto con la claboración del Plan Municipal de drogas de Navia, Coaña y Villayón (Ayto. Navia) y la asociación Amigos de Puerto de Vega organizaron esta semana dos representaciones de la obra de teatro “Catalina y los bosques de hormigón” de “La Vereda Teatro” en el Casino de Puerto de Vega. El jueves, la representación estaba abierta a toda la comunidad educativa y hoy viernes al alumnado de toda la zona de Navia, Coaña y Villayón. Poco a poco fuimos llegando desde las niñas y niños de infantil, pasando por los de primaria y acabando por los de secundaria: desde los 4 a los 15 años: una bonita mezcla. Luego había otros niños de 60 y pico, 70 y pico… Y luego otros pocos de otras edades.

“La obra es una historia de acción, títeres y teatro de sombras donde la participación, cooperación y la creatividad de las niñas y de los niños es decisiva para superar el conflicto”. Así se dice en el pequeño programa que nos distribuyó Manolo (asesor del CPR). Es una “creación escénica oara educar en la participación infantil y comunitaria, la acción socioambiental, educar para la salud y la coeducación, promover la creación artística, literaria y teatral”.

Catalina es una niña que -como cada día- ayuda  a su madre en las tareas de la casa y de la huerta. Pero un día llega al pueblo ¿el progreso?…una persona con pocos escrúpulos hará todo lo posible por destruir el bosque y el paisaje del pueblo y hacer allí….un bosque de hormigón. Catalina tratará de impedirlo pero, al principio, no puede hacerlo sóla. Su madre le dice que busque la ayuda de los demás. Y con la complicidad de los espectadores, Catalina logra salvar su pueblo.

A l final, los dos actores hablaron con el público, respondieron a sus preguntas y contaron cómo fue el proceso de creación de la obra. La obra nace dentro de la asociación Cambalache (Oviedo). La obra de teatro está publicada en un libro. Podéis ver las librerías para adquirirlo en la página web de Cambalache e, incluso, descargarlo en formato pdf.

El planteamiento de la obra es que ahora alguien, algún centro, puedan volver a representar la obra -a su modo y manera-, adaptarla,…crear un proceso de participación.

Gracias a Cambalache por esta gran obra, gracias a Manolo por toda la organización que hizo posible acercarla hasta el Occidente, gracias al resto de personas e instituciones que la han hecho posible.

Como dice la obra al final: «Nuestro pueblo habéis salvado. Ensalada comeremos y entre todos lo celebraremos»

Anuncios

Acciones

Information

9 responses

1 03 2008
Hannah

Se me ocurre una idea para preservar el paisaje de los feos edificios: construyamos galerías subterráneas e imitemos a los topos viviendo bajo la tierra.

1 03 2008
silvia 4ºb

Hola juanjo!!
La obra de teatro no me gusto mucho la verdad, porque yo creo que era para niños mas pequeños no para nosotros. Aunque el argumento estaba muy bien y yo creo que a los niños de primaria que asistieron a ver la obra les sirvio para saber que cuando quieres conseguir algo no basta con hacerlo tu solo sino que tienes que buscar ayuda en otras personas como amigos, familiares, etc.
Adios.

Silvy.

1 03 2008
juanat

Hannah:
No se trata de vivir en cuevas como nuestros antepasados. Pero sí que nuestro estilo de vida puede sre perjudicial para el entorno en el que vivimos o puede, simplemente, cargárselo. Todos conocemos experiencias humanas en la construcción que lo que buscaban-buscan es sólamente el enriquecimiento de unos pocos en perjuicio de todo lo demás. La naturaleza nos está avisando desde hace tiempo de que ese estilo de vida se vuelve contra nosotros mismos. El problema es que exista gente que eso no le preocupa porque sabe que eso es cosa del futuro, y no le va a afectar. Pero nos estamos cargando literalmente el planeta gracias al exceso de hormigón, al exceso de petróleo,…al exceso de ambición. Y en el futuro, no habrá ni siquiera topos a los que imitar.

1 03 2008
Hannah

Estimado profesor: el argumento del ánimo de lucro me parece débil. Toda actividad económica está guiada por el ánimo de lucro. Eso es algo normal. El teléfono, el pan, la prensa diaria, el vestido… Todas son cosas de las que disfrutamos gracias al ánimo de lucro de quienes nos proporcionan esos servicios. Otra cosa es que en la católica España el dinero suela estar mal visto y a Adam Smith no se le haya leído. Como dijo el sabio escocés:

“No es de la benevolencia del carnicero, del cervecero o del panadero que esperamos nuestra comida, sino de la consideración que ellos hacen de sus propios intereses. Apelamos no a su sentido humanitario sino a su amor por ellos mismos…..”

En cuanto a las edificaciones, sencillamente la gente vivimos en casas, no en cuevas, ni en las copas de los árboles. Si el número de personas aumenta, habrá que construir casas. En los últimos años en España hay un 10% más de población debido a la inmigración. ¿Dónde quiere Vd. meter a esa gente? Supongo que lo normal es construir viviendas para ellos. Y las viviendas modifican el paisaje.

Afortunadamente, las viviendas vacías sin vender son un mal negocio para las promotoras, de manera que, aunque puedan errar sus cálculos, éstas siempre procurarán ajustar la construcción y la oferta a la demanda prevista. O sea, nadie planta un bosque de hormigón (en casa los llamamos “barrios” o “ciudades”, según su magnitud) si no es porque espera que habrá personas que deseen vivir en ellos.

A mí me parece bien todo eso. Más que bien, me parece normal e inevitable, y mi referencia a los topos es porque además de quejarnos porque llegue gente nueva a nuestras ciudades y nos afeen el paisaje de toda la vida, no sé Vd. y quienes suelen quejarse proponen algo.

Otra cosa más: si la demografía aumenta la gente tiene que vivir en casas. Ahora bien, las casas las podemos hacer a lo alto (en edificios) o bajitas, como los adosados y las casas unifamiliares. Las construcciones verticales son feas, pero al mismo tiempo no consumen tantos recursos ecológicos, puesto que ocupan menos lugar. A mí no me parece una mala solución, porque, además, sale más barato y la gente con menos renta, que suele vivir en barrios de edificios, puede comprar una casa.

2 03 2008
Anonimo

Soy un niño de primaria. Me gustó mucho la función, excepto por los gritos y voces de algunos de mis compañeros que no pararon de molestar durante toda la obra. Lo que más me ha gustado era el personaje del juez y démas personajes.

3 03 2008
eva 3ºb

Hola Juanjo!

No he leido el libro pero me parece muy interante todo lo que has`puesto.

Un saludo y soy Eva de 3ºB

25 03 2008
David Acera

Hola Juanjo y demás intervinientes en este foro,

Navegando por internet mientras buscaba cosas de nuestra obra, me he encontrado con vosotros. En primer lugar me gustaría agradeceros a todos los que vinistéis a ver el espectaculo en el Teatro de Puerto de Vega. Fuisteis un público estupendo.
Por otro lado leo con antención la polémica generada en este foro (estupenda en una época en que las polémicas parecen estar basicamente centradas en el vestido de Belén Esteban) y no me resisto a opinar.
Hannah, infiero por tus mensajes que eres alumna de instituto. En primer lugar me gustaría felicitarte sinceramente por tu capacidad argumentativa, por tomarte la molestia precisamente de eso, de dar razones que refuercen tu posición. Aún así te diré que no coincido contigo en gran parte de tus opiniones y me gustaría comentarte algún punto (sin ánimo de ser exhaustivo).

Las viviendas vacias sin vender son un mal negocio para las promotoras, en efecto, pero las viviendas vacias que se venden si son negocio. Por ponerte un ejemplo en mi ciudad, Oviedo, hay unas 30.000 viviendas vacias (sobre una población de 20.000 personas) mientras que muchas personas siguen sin disponer de una vivienda digna (son miles los que se presentan a los sorteos de las pocas viviendas de protección oficial que se hacen). El problema es cuando de un Derecho (el acceso a una vivienda) hacemos un negocio (la especulación inmobiliaria). Creo que no todo debería de valer para hacer dinero (incluso en un mundo como el nuestro en el que por desgracia son “normales” muchas cosas que provocan sufrimiento a millones de personas).
Sobre Derechos y Negocios hablo incluso tu querido Adam Smith: en su época hubo una fuerte polémica en Londres por el abastecimiento del agua potable que estaba en manos privadas por lo que gran parte de la población no disponía de ella, Smith terció en la polémica e indicó que había ciertos sectores esenciales para la vida humana que debían de ser de propiedad pública.
El pan, los vestidos, el teléfono, los disfrutamos no gracias al ánimo de lucro si no gracias a la capacidad de trabajo de millones de personas que se ven obligadas a trabajar para poder vivir (o malvivir como ocurre en la mayor parte del planeta).
Vivimos en un mundo en el que son “normales” muchas cosas: las guerras por ánimo de lucro, los accidentes laborales continuos, la muerte por inanición de miles de niños todos los días… pero eso no quiere decir que sean buenas.
Existen diferentes maneras de organizar la economía. Adam Smith pertenece al pasado pero, por desgracia, hay quienes pretenden utilizar sus recetas económicas, meramente ideológicas, en el presente. La mentira de la libre competencia unicamente se mantiene gracias a mucha publicidad pero no se aplica: los países que mejor viven (occidente) tienen sus fronteras cerradas para los productos de tercer mundo y en los países del tercer mundo que han aplicado recetas neoliberales (desmantelamiento de las pensiones, la salud, apertura de sus economías a la inversión extranjera sin ningún control, destrucción del sector público industrial…) los resultados han sido desastrosos (especialmente fácil es ver la situación de América Latina).

En fin son muchas cosas. Está bien leer a Adam Smith pero creo que, por suerte, la historia de la Filosofía y de la economía han evolucionado desde sus tiempos y existen otros muchos autores que a mi, personalmente, me interesan más (me gusta vivir “bien” pero sólo en un mundo en el que todos podamos hacerlo).

Por último no se trata de vivir en cuevas (tu reflexión sobre la construcción en altura o sobre la vivienda unifamiliar me parece especialmente atinada) pero si de destruir el medio ambiente (del cual dependemos) lo mínimo posible (esto es incompatible con el “ánimo de lucro”).
Intentamos dejar este punto claro en la obra en diferentes momentos y para terminar os dejo con un par de coplillas de Catalina y del Empresario.

Muchos besos (y perdón por la extensión Hannah pero empiezo y no paro)

Empresario:
Veréis niños os lo voy a explicar,
con tan sólo un poco ahorrar
diez pisos me podéis comprar,
en ellos no hace falta vivir,
tan sólo los tenéis que adquirir

Catalina: ¿Y vas a destruir mi pueblo para hacer viviendas en las que nos se viva?
¡Parece una pesadilla!

17 02 2010
Fatima 4ºA

No lei el libro ni vi la obra pero creo que debe ser muy interesante.

17 02 2010
Nerea 4ºA

No he oído nunca hablar de este libro/obra, pero el titulo es muy “apetecible”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: