A propósito de un comentario anónimo

9 03 2008

mascara.jpg 

A propósito del segundo post que hice sobre el debate entre Zapatero y Aznar, una persona me escribe lo siguiente:

Debería darle vergüenza señor Tresguerres, tener a sus alumnos debatiendo de política y mientras tanto usted los manipula y les dice que la crisis económica no existe. Me gustaría verle sacar a una unidad monoparental con 1000 euros y un sueldo que cada vez vale para menos… Espero Señor Tresguerres que usted no pase tales dificultades y sea feliz. Un saludo.

A este comentario le respondí lo siguiente:

Muy estimado señor o señora que firma como “FER”:

Sobre su comentario (o comentarios porque, en realidad, dejó dos muy parecidos) quisiera responderle una serie de cosas:

1.- Que el alumnado debata de política como de cualquier otra cosa no es malo. Al contrario, el debate en sí mismo, como procedimiento creo que es uno de los procedimientos más sanos desde el punto de vista de los valores, de la promoción del respeto a los demás –aunque no piensen lo mismo que yo-, desde el punto de vista del ejercicio de la ciudadanía. El debate es algo a lo que nuestros jóvenes no están en absoluto acostumbrados. Por el contrario, están acostumbrados a programas del corazón donde la gente “hace que debate” y lo que hace es “despellejar” al prójimo con voces, insultos y a sus espaldas. Por eso, enseñar al alumnado a que expongan sus ideas de forma respetuosa me parece el “ideal” desde un punto de vista educativo y social.

2.- Que el debate sea de política, por todo lo anterior, miel sobre hojuelas. Pienso que la política es una actividad humana imprescindible para vivir en sociedad. Y es de esos temas de los que pocas veces se habla en la escuela. Hablar de política no significa que el profesor/a de turno les diga al alumnado a quién tienen que votar o que denigre a la opción política contraria. Significa que nuestros jóvenes reflexionen sobre el origen del poder, cómo se ejercita, qué significa la democracia, la importancia de respetarse, etc No hacer nada, que es lo habitual, significa que nuestros jóvenes acaban “pasando” de la política sin saber porqué y educar en el pasotismo –en el mejor de los casos- o la bronca política.

3.- No sé de dónde saca esa afirmación de que yo les haya dicho que la “crisis económica no existe”. No es cierto. Por ello, deduzco que es usted, efectivamente padre-madre o persona allegada a un alumno o alumna míos: y, desde luego muy mal informado/a. Los “dimes y diretes” suelen hacer mucho daño a las personas.

4.- Dice también que yo “manipulo” a mi alumnado. Eso son palabras mayores. Me gustaría que dijera, ya que esto es un blog público, en qué tipo de cosas manipulo a mi alumnado. Y sobre todo, me gustaría que al igual que yo hago público mi nombre y mis ideas, usted también hiciera pública su identidad: así estaríamos en condiciones de igualdad. Hablar mal, sin pruebas y sin nombres es muy fácil, demasiado fácil para acusarme a mí de manipulación. El Diccionario de la Real Academia define manipular de la siguiente manera: Intervenir con medios hábiles y, a veces, arteros, en la política, en el mercado, en la información, etc., con distorsión de la verdad o la justicia, y al servicio de intereses particulares. Esa definición no entra dentro de mis procedimientos en mis clases. Lo que sí me parece una distorsión de la verdad, repito, es decir algo sin prueba ninguna y de forma anónima. Eso sí que distorsiona la verdad.

 5.- Dice en la segunda frase: “Me gustaría verle sacar una familia de tres hijos adelante con 1000 euros, una hipoteca que se agranda y unos precios que suben cada vez más” ¿Me echa a mi la culpa de su situación familiar? ¿Tengo yo la culpa de la situación política de este país? Es increíble. 6.- Y en último lugar, ataca mi condición de funcionario asociándola a no sé qué tipo de estereotipos absurdos. ¿Cómo es un funcionario en este país? ¿Son todos los funcionarios iguales? ¿Tiene usted idea de lo que yo trabajo o dejo de trabajar? Sigue en el campo de la descalificación personal. Acaba rematando su intervención con el irónico calificativo de “un saludo al profesor ético” –en el primer comentario- o con el deseo de que sea feliz –en el segundo-. Ser ético no siempre es algo claro ni fácil. Desde luego, lo que no es ético es insultar a una persona escudándose en el anonimato. Por eso, para la próxima vez, le invito a dar su nombre y ejercer su derecho a la crítica como padre, madre, amigo/a de un alumno/a de mi centro. Y que esa crítica esté basada en pruebas contrastables no en estereotipos o invenciones. Por suerte, hay muchos medios para expresar la opinión en este país con educación y transparencia….como este blog, por ejemplo. Finalmente, decirle, que gracias a este comentario, no soy hoy más feliz que ayer. Pero sí más ciudadano. Buenas tardes.  

Imagen copiada de hebreacc.blog.com.es

Anuncios

Acciones

Information

2 responses

1 04 2008
Gema 3D

Es muy facil criticar a los demas sin dar la cara y tambien lo es criticar la manera de dar clase de dicho profesor cuando no se sabe el bien que hace por el alumnado .
Lo mejor es pasar , y por supuesto seguir enseñando a nosotros , los alumnos a ser mejores personas y mejorar las condiciones de nuestro pais en un futuro.

Un saludo Juanjo =)

1 04 2008
juanat

Gema:
Gracias por el consejo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: