Balance

15 10 2010

Hoy leí este artículo de Mª Esther García López en La Nueva España  y me encantó: lo suscribo completamente. Creo que un grado de la ciudadanía se demuestra en cómo celebramos las fiestas…y cómo queda el “prau” después. ¿Por qué no colocar más contenedores e, incluso, contenedores para reciclar las miles de botellas que se beben en una fiesta y que se dejan tiradas por el suelo, se rompen,…?

M.ª ESTHER GARCÍA LÓPEZ

De xuru que yá escribí otres veces un artículu col mesmu títulu, porque ye cierto que nos pasamos la vida faciendo balance de lo que nos va ocurriendo a diario, de los nuesos actos y de lo que sucede al nuesu alredor.

Güei dispóngome a facer balance sobre les fiestes de branu, que se fueron despidiendo, pa dar pasu al otoñu que yá s’estrenó con una bona airada y amagónos con una «cicloxénesis» o una «bomboxénesis» (siempre tamos aprendiendo pallabres nueves). Los medios de comunicación diéronse n’alarmar a la población, y polo menos con una selmana d’antelación yá nos tán metiendo’l mieu nel cuerpu y encamiéntennos non salir de casa. Sicasí como somos tan mal mandaos y paez que nos gusta’l riesgu, intentamos burllar al ñuberu cuando determina aguanos les fiestes. Estos primeros díes d’otoñu, hubo fiestes en dalgunos puntos d’Asturies. Yo pudi disfrutar de les que se celebren en Belén de Valdés, los díes 3 y 9 d’ochobre: «Belén» y «Belenín». Nun tuviemos muncha suerte col tiempu. El día de Belén hubo que suspender la comida nel campu, dempués de tener les meses puestes pa casi 500 persones. Tamién hubo que volver a les orquestes pola mor del temporal qu’amagaba. Pero non too foi malo. Una rayadina al mediudía dexó sacar a la Virxe en procesión. Darréu, el dúu «Marfil» de Castrillón empobinóse a Belén «contra vientu y temporal» y, atechao nel local social las Escuelas, diónos una animadísima sesión vermú pa los más atrevíos, pa los que llegaron a Belén inda col tiempu a la escontra. Yá entrada la nueche, llegó l’anunciáu temporal y fixo grandes estrozos pel campu. Llevó meses y sielles y tamién llevó dellos puestos d’artesanía que taben montaos pa la ocasión.

El día 9, Belenín tuvo dalgo más mansu, anque l’augua y la muga humedecieron el campu. La música de les orquestes acertó a espantar en parte el temporal, al empar qu’un públicu folixeru, col paragües abierto, ximelgaba l’esqueletu pa entrar en calor. Les orquestes «Panorama» y «Jerusalén» dieron en Belén un perguapu espectáculu, hasta casi l’amanecer.

De les fiestes y romeríes lo peor ye al otru día. Dexando aparte el cansanciu, el sueñu y demás efeutos de noctambulismu, al día siguiente el campu la fiesta espierta sonámbulu, soyáu de vasos, botelles, papeles, lates y plásticos. Eso ye lo que nun presta un res. Cómo ye posible qu’esta mocedá y los non tan mozos nun piensen que tamos nun espaciu públicu y que tolo que se tira al suelu daquién tien que dir detrás a recoyelo. Al otru día la fiesta a los organizadores tóca-yos sesión llimpieza. Toca recoyer la basura festiva. Pero esto nun pasa sólo en Belén. Esto pasa en toles fiestes y romerías. L’espaciu onde se celebren amanez enlleno «mierda». Fai falta concienciar a la xente de nun emporcar. A dalgunos fai-yos falta una bona dosis d’educación cívica y mediuambiental.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: