Lady Gaga y la publicidad

21 09 2010

El curso pasado ya alguien había sugerido que viéramos el vídeoclip de Lady Gaga por el tema de la publicidad subliminal. Hoy se volvió a comentar en clase de Psicología. Aunque, en este caso, se trata más bien de otra técnica de marketing que se llama “emplazamiento del producto” o “colocación del producto”. Esta práctica se considera ilegal por parte de muchas asociaciones. En Europa, la Comisión Europea anunció en 2005 que permitiría esta práctica -prohibida hasta entonces- siempre y cuando se advirtiera al principio del programa. En EEUU no existe ninguna regulación.

En el vídeo se pueden ver una docena de productos. Hay quien considera a Lady Gaga un producto en sí misma.

Este tipo de publicidad debe llegar de forma muy eficaz al espectador cuando las marcas están eligiéndola como una de las prácticas habituales del marketing: no en vano, Lady Gaga es directora creactiva de Polaroid, una de las marcas que salen en el vídeo. Como dice Punset en el libro “Por qué somos como somos” -comentado en una entrada anterior– las marcas buscan enganchar “nuestras emociones, y a través de ellas, nuestra cartera”(1). Y lo que es más grave, modelar nuestro cerebro, nuestras necesidades, de forma que nuestra realidad sea la de la publicidad, cayendo en un consumo compulsivo. Como dice Lucas Conley en su libro “DOM. Desorden obsesivo por las marcas“: “la propia subsistencia de las marcas depende de nuestra incapacidad de distinguirlas de la realidad”(2).

1. Punset, Eduardo, Por qué somos como somos, Ediciones Santillana, Madrid 2008, pág. 107

2. Conley, Lucas, DOM. Desorden Obsesivo por las marcas, Ed. Península, 1ª edición, Barcelona 2010, pág. 189.

Anuncios