Solución a la Imagen

15 07 2008

En su día publiqué un post para que la gente analizara la imagen de arriba. Hubo varias respuestas pero la que me pareció que dió en la diana es el análisis de Miguel (mi querido excompañero). A continuación, su reflexión sobre la imagen.

La imagen es una representación en miniatura de lo que se espera de cada uno cuando crezca. Un modelo que los niños van a interiorizar, imperceptiblemente, cada uno en su rol. Análicemos el papel que representan en la imagen:

Dos personas sentadas en un coche, uno (sexo varón) se está poniendo las gafas de sol (indicativo “subliminal” de que se espera que conduzca, de que se va a exponer al sol, de que se está preparando para agarrar el volante). Está sentado a la derecha, espacio reservado al conductor y lugar privilegiado en una imagen en la que tendemos a desviar inicialmente nuestra vista hacia ese lado (algo así como hacemos cuando cogemos un períódico y leemos más el lado derecho que el izquierdo).

La otra (sexo mujer) sentada en el asiento del copiloto. No necesita gafas de sol, no le preocupa la carretera. Absorta en la lectura. Él conduce y ella es conducida. Ocupa un lugar secundario por tamaño, edad, colocación…

Unos años después cada uno habrá recibido suficente carga “subliminal” como para saber qué se espera de cada uno… Recuerdo que en el “perfecto matrimonio”: él lleva el coche, ella es mera acompañante. Como en multitud de anuncios que se ven en la T.V. en la que, indefectiblemente, es el hombre quien conduce y ella la que lo acompaña.

La fotografía no es inocente. No puede serlo cuando una agencia de publicidad (que cobra cantidades muy importantes de dinero) se encarga de esta campaña. El fotógrafo es excelente, la imagen magnífica. Nos venden una imagen lógica, donde no hay distorsión, nada anormal. Y la imagen nos entra plácidamente por la vista sin distorsiones, cada cosa está en su sitio…

Quiero comprar la sillita YA.

Anuncios