Oliver Stone carga contra Hollywood

18 06 2013

Imagen

Extraigo esta noticia de La Nueva España. Creo que da en la diana:

Debido a su carga ideológica más o menos explícita, «algunas películas contribuyen a la situación desastrosa del mundo, sobre todo las estadounidenses», aseguró en China el director de cine Oliver Stone, que protagonizó un debate en el Festival de Cine de Shanghai. Stone criticó cómo Hollywood, desde 2001, volvió a dar rienda suelta a películas que ensalzaban el lado glorioso de la guerra.

«Salvad al soldado Ryan», puso por ejemplo, «refleja ese espíritu americano: vamos, llegamos, pateamos culos, hacemos lo que hay que hacer, todo mentiras», señaló. «Black Hawk derribado» es una de las películas «más obscenas que se han hecho, y es una buena película, funciona, técnicamente es hermosa, pero es obscena, porque cuál es el mensaje: EE UU va a Somalia, toda esa gente es asesinada por unos negros que disparan indiscriminadamente, y los americanos muestran su nobleza». «Este tipo de películas, como ‘Gladiator’ también, crean esta mentalidad, y es lo que hemos tenido, como americanos, durante años: películas de guerra que nos dicen que está bien morir o ir a otro país a matar gente», dijo. Stone afirmó además que Edward Snowden, al igual que Julian Assange, «es un héroe».

Anuncios




Plan de libros en el Instituto de Luarca

6 09 2011

La Nueva España 6 de septiembre de 2011

Noroccidente – Luarca

Sesenta familias con niños matriculados en el Instituto Carmen y Severo Ochoa de Luarca miran estos días por alto los titulares que llaman la atención sobre el gasto familiar ante la llegada del curso escolar. Y lo pueden hacer porque los libros de texto son casi gratis gracias a un programa puesto en marcha por la Asociación de Madres y Padres de Alumnos (AMPA) el pasado año y que permite que los libros de texto se «reciclen» y no se queden guardados en ningún cajón.

Hace doce años que un grupo de padres y madres del colegio público «Ramón Muñoz» de Luarca, que hora lo son del Instituto, promovió esta iniciativa. Entonces fueron los únicos de España que dieron a conocer un sistema que hace que las familias ahorren, tiene repercusión positiva en el medio ambiente (se consume menos papel) y favorece que los niños crezcan reconociendo la importancia de compartir.

Christian Menéndez, de 12 años, fue ayer el primero en recibir el material escolar «reciclado» que usará este año. Tiene algunos libros nuevos y otros usados. «Es lo mismo», dice risueño. La idea de la AMPA es conseguir que los libros de texto pasen de unos alumnos a otros, evitando gastos innecesarios. Con un fondo común compran sólo aquellos que son necesarios e incluso acuerdan con el claustro de profesores dejar de adquirir libros «que solo han cambiado dos páginas». No obstante, pese al esfuerzo, todavía quedan libros en el cajón. «Cosa de las editoriales, que cambien libros como si nada», indican miembros de la directiva del colectivo.

Para participar en este sistema, muy interesante en plena crisis económica, se requieren mucha organización y el interés de los alumnos. Ellos se encargan de dar a la AMPA los libros que han utilizado durante el curso. En junio se abre el plazo de convocatoria para participar y en septiembre se inicia el reparto, que ayer duró casi tres horas; una espera que merece la pena.

Los alumnos vuelven a casa, tras soportar colas, con sus libros de texto. Pero deberán atenerse a unas normas para poder utilizarlos. No subrayar con bolígrafo y no pintar por capricho en sus hojas son algunos de los requisitos. A final de curso se revisan todas las cesiones y el material vuelve a organizarse. El ahorro medio por alumno es de casi 100 euros.





El “hórreo” y Segismundo Meana triunfan en la gala del teatro asturiano de Candás

4 09 2011

La Nueva España, 3 de septiembre de 2011

El Salón de teatro costumbrista de Candás se revalidó ayer, una vez más, como denominación de origen del teatro asturiano. El público abarrotó el Teatro Prendes de la capital carreñense haciendo evidente la buena salud del que ya es uno de los eventos más señalados del verano asturiano. El calor del respetable pudo ser sentido por los galardonados con los premios «Aurora», que ayer se entregaron en la gala que puso el colofón a la XXI edición del certamen, patrocinado por LA NUEVA ESPAÑA.

Los grandes triunfadores de la noche fueron los integrantes del grupo de teatro «El Hórreo», de Barcia (Valdés), que fueron agasajados con el premio a la mejor actriz, Chusa Juarros, y al mejor actor secundario, Pedro Rodríguez, por la obra «Vamos pal baile», de Josefina Lombán. Después de recoger su estatuilla, con la figura de Aurora Sánchez, Juarros manifestó que «disfruto haciendo teatro y aún más viendo que al público le gusta».

Si dos actores de «El Hórreo» tuvieron que subir al escenario del Prendes, el autor y actor Segismundo Meana, el otro afortunado de la noche, hubo de hacerlo por duplicado. Meana, representando al grupo «Chanclos Asgaya», que interpretó en el Salón la obra propia «Sin perres no hay casoriu», recogió los premios al mejor actor y al mejor texto teatral, por la obra «Drácula ye teverganu». Meana subrayó en su intervención, tras recoger el premio como mejor actor, la importancia que tiene cada uno de los demás intérpretes para hacer funcionar su papel. «Sin la actuación de los compañeros, el actor no va a ningún lado». El galardón se lo dedicó a ellos.

El premio a la mejor actriz secundaria fue para María José Herrero, de la compañía «Padre Coll», de La Felguera, que interpretó en el Salón un papel de «Lloca»; la estatuilla al mejor director la recogió Lisardo Suárez, del grupo «Rosario Trabanco», por la obra «Barajoles col difunto».

No faltó el reconocimiento a uno de los principales impulsores de la renovación de los textos teatrales asturianos, José Ramón Oliva, premiado como mejor autor vivo por «Alta suciedad», que interpretó en el Salón el grupo de Carbayín. La relevancia de Oliva se advierte en el hecho de que, de las diez obras representadas en esta XXI edición del Salón, tres llevaban la firma del escritor y actor de Siero.

No se quedaron sin premio la «Compañía Asturiana de Comedias», que se llevó los de mejor maquillaje y vestuario, por la obra «El maestro Tarabica», ni el grupo «Traslluz», que obtuvo los de decorado e iluminación, por «¡Que vienen los otros!», de Carmen Duarte.

La gala, dirigida por el director del Prendes, Alain Fernández, estuvo dedicada a los fallecidos Balbina Argüelles y Amando Prendes. Además, se hizo entrega de un premio honorífico, a título póstumo, al actor del grupo de teatro «Xana» de Perlora, Amador Martín. Su hija, Adela Martín, recogió la estatuilla emocionada, evocando al entregado actor que durante dos décadas no faltó sobre las tablas del Prendes, arrancando siempre una sonrisa del público. Y así, entre sonrisas y lágrimas, concluyó una edición más del Salón, que ha reunido a 5.000 personas en sus butacas, en once espectáculos, incluido el de ayer, que, como subrayó el alcalde, Ángel Riego, llevan la etiqueta inconfundible de «hecho en Candás».





Tijera y educación

7 03 2011

Corrigiendo actividades de mi alumnado, veo este artículo de opinión de Franciso García Pérez (tiene un blog que se llama La Grímpola) publicado en La Nueva España hace casi un par de meses. Suscribo hasta la última de las comas del artículo que reproduzco a continuación.

Tijera y educación

Lo vi y lo escuché en la tele, allí estaba aquel anciano digno, enérgico, sensato y lúcido. Una cadena había sacado a la calle a sus reporteros para encuestar a la gente sobre la educación en España. Vaguedades, no saben ni contestan, todo está mal, está regular? hasta que llenó la pantalla aquel señor mayor que, sin duda, traía muy reflexionado el asunto: «Mientras más grandes son las escuelas, más chicas son las cárceles, más chicos son los hospitales». Y como no tenía más que decir, ni nada quedaba por añadir a sus sabias palabras, se llevó los dedos a su gorra visera en gesto de saludo amable, fuese y no hubo más.

Confieso que, en mi enorme ingenuidad, había creído las promesas del Gobierno acerca de la dignificación, por fin, de la labor escolar. Pensé que de ésta iba, de una vez, el compromiso firme de tratar la educación y la instrucción de las generaciones futuras como si fuesen la niña de los ojos ministeriales. Oía complacido a don Ángel Gabilondo: «Si invertir en educación es caro, no invertir es carísimo». La realidad, de nuevo, me apeó de la burra. A la vista de los datos, el presupuesto educativo se reducirá durante 2011 en 1.800 millones de euros. A la vista de los datos, se metió tijera en algo que debería ser tan intocable como es el futuro de nuestros chavales. A la vista de los datos, la medida radical para que los profesores nos sintamos respaldados por la sociedad y podamos educar e instruir con autoridad, paciencia y vocación consistió en bajarnos el sueldo. Es que hay crisis, es que hay que reducir costes y costos, es que todos debemos apretarnos el cinturón y ser solidarios, es que no hay ni un euro, es que lo hacemos muy a nuestro pesar, con lagrimitas en los ojos, con harto dolor de nuestros corazones políticos. Y un jamón. En un periódico nada sospechoso de desafección al actual Gobierno, leo hace unos días: «Las principales fortunas españolas se olvidan de la crisis y atesoran 6.800 millones más que en 2008». Sigo leyendo: «Los tipos de más pasta de este país habían ganado en 2009 un 27% más que en 2008; y el año pasado un 8,6% más que en 2009», es decir, 2.748 millones de euros en plena crisis, en plenos tijeretazos y guadañazos, con un paro que mete miedo.

Reparen ustedes en la cifra y verán que unos cuantos pocos se embolsaron cerca de mil millones más de lo que se quita a la educación e instrucción de los españolitos. Luego dinero hay, el dinero está, vayan ustedes a engañar a otros perros con sus huesos demagógicos sobre lo mucho que los desvela la vida en las aulas y en los laboratorios de investigación. ¿Acaso alguien se extrañaría de que un profesor tuviese que cortar en clase su charla sobre la importancia y la necesidad de formarse por culpa de que algún educando informado le soltara: «Cállate, pringao, no te enrolles, que te han bajado el sueldo y han metido mano a los gastos educativos, tío, mientras que los ricos son más ricos todavía, subnormal»? La educación y la instrucción no deberían haberse tocado, tampoco la sanidad. Quienes lo han hecho, habiendo dinero como hay, no esperen, ni de mí ni de muchos, ni un vasito de agua cuando les toque atravesar el desierto.





La ciencia del estrés

18 11 2010

 

Esta semana hemos visto en Psicología el documental de National Geographic “La ciencia del estrés“. En él, Robert Sapolsky -profesor de la Universidad de Standford- nos va relatando los estudios que a lo largo de muchas décadas ha realizado entre los babuinos. En concreto, cómo el nivel de estrés de los babuinos tiene que ver con su lugar en el grupo: cuanto más dominante es un babuino, menos estrés tiene, y cuanto más sometido, más estrés.

Por otro lado, el documental hace el paralelismo con un estudio realizado entre el funcionariado inglés: el estudio Whitehall, donde se demostró que los funcionarios que se hallaban en las escalas más bajas tenían una tasa de mortalidad tres veces mayor que los que se hallaban en las escalas más altas.

Al final del documental, Sapolsky relata cómo una desgracia para el grupo de babuinos cambia las relaciones: a causa de comer carne infectada que ellos cogían de la basura de un hotel, una gran parte de los babuinos dominantes muere y los babuinos adolescentes, comienzan a relacionarse con las hembras de una forma más “amable”, lo cual mejora la salud de todo el grupo.

Y acaba concluyendo que una de las mejores formas de socializar consiste en dar en lugar de recibir. Y eso construye un mundo mejor. Por último, lanza la siguiente pregunta: ¿somos lo suficientemente valientes para aprender de los babuinos?

Todo esto me recuerda a un artículo que leí este fin de semana en La Nueva España (siento no poner el nombre de la autora pero no aparece en la página del periódico donde está el artículo).

El misterio de la felicidad

Todas las personas ansiamos la felicidad. Ahora bien, ¿en qué consiste ser feliz? Según el Centro de Investigaciones Sociológicas, los factores que se consideran importantes para lograrla son, fundamentalmente, tener salud, contar con una familia y, sobre todo, disfrutar de buena seguridad material. Sin embargo, según los resultados de la investigación de un grupo de expertos en ciencias sociales, que ha llevado a cabo World Values Survey sobre el cambio social, cultural y político en más de 65 países, la apetencia de bienes materiales, en las sociedades desarrolladas, puede llegar a ser un verdadero «inhibidor de la felicidad». Cuando se vive en la abundancia, los deseos suelen ser mayores y si no son satisfechos pueden ser causa de infelicidad y frustración. Tim Passer, psicólogo social de Knox Collage, especializado en las repercusiones psicológicas del materialismo, sostiene que éste es un virus que estamos inoculando a nuestros hijos. Ellos crecen pensando que la felicidad se puede comprar. La avaricia, el culto a la propia imagen, la falta de empatía hacia los demás son los valores que transmite nuestra cultura. Y como contrapartida, la depresión, obesidad y anorexia son patologías que golpean cada vez a edades más tempranas.

Y esto es lo que le chocaba a Cecile Samagui, originaria de la República africana de Benin, elegida para recoger el premio «Príncipe de Asturias»; esta mujer no comprendía cómo, pese a la belleza del Primer Mundo -para ella estaba en las escaleras mecánicas, vitrocerámicas, coches, carreteras sin baches?-, pudieran existir personas infelices.

Hace unos días leía una entrevista muy interesante del médico y escritor Deepak Chopra en la que decía que los bienes materiales y la cantidad de dinero que una persona posee aportan aproximadamente un 10% de su experiencia de felicidad total; el 50% está relacionado con un condicionamiento cerebral, que viene de los primeros años de vida y que permite ver oportunidades donde hay problemas. El restante 40% proviene de las decisiones que tomamos cada día. Si las opciones son sólo para el placer añadirán muy poco a la felicidad, pero si dan lugar a la expresión creativa, o a mejorar la calidad de nuestras relaciones, entonces seremos más felices. De hecho, las investigaciones demuestran que la forma más fácil de sentirte bien es haciendo feliz a alguien. Si quieres tener éxito en la vida, crea las condiciones para que otras personas puedan tenerlo. Personalmente me parece interesante Y usted, ¿qué opina?.





Balance

15 10 2010

Hoy leí este artículo de Mª Esther García López en La Nueva España  y me encantó: lo suscribo completamente. Creo que un grado de la ciudadanía se demuestra en cómo celebramos las fiestas…y cómo queda el “prau” después. ¿Por qué no colocar más contenedores e, incluso, contenedores para reciclar las miles de botellas que se beben en una fiesta y que se dejan tiradas por el suelo, se rompen,…?

M.ª ESTHER GARCÍA LÓPEZ

De xuru que yá escribí otres veces un artículu col mesmu títulu, porque ye cierto que nos pasamos la vida faciendo balance de lo que nos va ocurriendo a diario, de los nuesos actos y de lo que sucede al nuesu alredor.

Güei dispóngome a facer balance sobre les fiestes de branu, que se fueron despidiendo, pa dar pasu al otoñu que yá s’estrenó con una bona airada y amagónos con una «cicloxénesis» o una «bomboxénesis» (siempre tamos aprendiendo pallabres nueves). Los medios de comunicación diéronse n’alarmar a la población, y polo menos con una selmana d’antelación yá nos tán metiendo’l mieu nel cuerpu y encamiéntennos non salir de casa. Sicasí como somos tan mal mandaos y paez que nos gusta’l riesgu, intentamos burllar al ñuberu cuando determina aguanos les fiestes. Estos primeros díes d’otoñu, hubo fiestes en dalgunos puntos d’Asturies. Yo pudi disfrutar de les que se celebren en Belén de Valdés, los díes 3 y 9 d’ochobre: «Belén» y «Belenín». Nun tuviemos muncha suerte col tiempu. El día de Belén hubo que suspender la comida nel campu, dempués de tener les meses puestes pa casi 500 persones. Tamién hubo que volver a les orquestes pola mor del temporal qu’amagaba. Pero non too foi malo. Una rayadina al mediudía dexó sacar a la Virxe en procesión. Darréu, el dúu «Marfil» de Castrillón empobinóse a Belén «contra vientu y temporal» y, atechao nel local social las Escuelas, diónos una animadísima sesión vermú pa los más atrevíos, pa los que llegaron a Belén inda col tiempu a la escontra. Yá entrada la nueche, llegó l’anunciáu temporal y fixo grandes estrozos pel campu. Llevó meses y sielles y tamién llevó dellos puestos d’artesanía que taben montaos pa la ocasión.

El día 9, Belenín tuvo dalgo más mansu, anque l’augua y la muga humedecieron el campu. La música de les orquestes acertó a espantar en parte el temporal, al empar qu’un públicu folixeru, col paragües abierto, ximelgaba l’esqueletu pa entrar en calor. Les orquestes «Panorama» y «Jerusalén» dieron en Belén un perguapu espectáculu, hasta casi l’amanecer.

De les fiestes y romeríes lo peor ye al otru día. Dexando aparte el cansanciu, el sueñu y demás efeutos de noctambulismu, al día siguiente el campu la fiesta espierta sonámbulu, soyáu de vasos, botelles, papeles, lates y plásticos. Eso ye lo que nun presta un res. Cómo ye posible qu’esta mocedá y los non tan mozos nun piensen que tamos nun espaciu públicu y que tolo que se tira al suelu daquién tien que dir detrás a recoyelo. Al otru día la fiesta a los organizadores tóca-yos sesión llimpieza. Toca recoyer la basura festiva. Pero esto nun pasa sólo en Belén. Esto pasa en toles fiestes y romerías. L’espaciu onde se celebren amanez enlleno «mierda». Fai falta concienciar a la xente de nun emporcar. A dalgunos fai-yos falta una bona dosis d’educación cívica y mediuambiental.





Una joven se suicida por no encontrar trabajo

26 04 2010

 

Hoy he leído en La Nueva España una noticia que me ha impactado. “Una joven inglesa de 21 años se ha quitado la vida porque no encontraba trabajo”. La chica había realizado más de 200 entrevistas de trabajo a lo largo de dos años, sin éxito. Por todo ello, se encontraba “humillada y avergonzada”.
Humillada y avergonzada. Cómo una chica tan joven puede sentirse  humillada y avergonzada por no encontrar trabajo tras intentarlo con tanto tesón. Algo funciona mal en la sociedad…Primero, para que tras 200 entrevistas no se pueda encontrar un trabajo. Y segundo, para que se tenga la edad que se tenga, una persona decida acabar con su vida por un hecho así.
Terrible.

Puedes ver la noticia original en el Daily Mail.